Información general

Chantal Anandamaya

De padres Yogis, decidí completar mi formación y Master de Hatha Yoga en la Escuela Internacional de Yoga en Madrid. 
Mi interés por el Yoga me ha llevado a profundizar en también en otros estilos, completando la formación de profesor de Kundalini Yoga, realizando la Inmersión en Anusara y practicando Iyengar Yoga con profesores certificados hace años.

Actualmente dirigo una Formación de Profesores de Yoga avalada por la Yoga Alliance y presido la Asociación Española de Hatha Yoga.

En mis clases deseo despertar tu conciencia corporal con una sutil alineación. Pero sobre todo darte ese espacio, para que tu mismo recuerdes tu verdadera naturaleza.

Que esperar en las clases

En nuestras clases de Hatha Yoga
  
Practicamos:
  • Asanas, posturas que ayudarán a encontrarte mejor en tu cuerpo, a entenderlo mejor y a manternerlo sano
  • Pranayama, ejercicios de respiración.
  • Meditación
  • Meditación con Mantras
  • Relajación
  • Visualización
La Sala

Actualmente nuestra formacion de Profesores tiene lugar en distintos centros dependiendo de las necesidades de cada grupo. 
Las clases regulares de Yoga son en El Monte, Tafira Alta, acceso rápido desde la circunvalación, a 15 min de Las Palmas y con aparcamiento fácil.


Otras actividades

Estate atento a nuestros retiros, actividades especiales como meditaciones, cursos, talleres...Puedes mantenerte al día en nuestra web Yogaia.es o seguirnos en Facebook.


Nuestra "Ahijada"

En el 2011, el grupo de Yoga decidió apadrinar una niña con la ONG Global Humanitaria, destinando cada alumno un pequeño importe voluntario cada mes a la cuota mensual. Si deseas colaborar, la cantidad es libre, así como la frecuencia de tu aportación.

La niña peruana se llama Rosmery Cayllahua. Ha nacido en Santa Lucía provincia de Lampa (Perú), el 15/06/2003. Su padre se llama Julio y su madre Yolanda, tiene 2 hermanos. Actualmente está cursando 3º curso.

Puedes seguir  informándote en www.globalhumanitaria.org

RELAJACION

En Occidente el Yoga es utilizado principalmente como técnica de relajación. Muchas personas descubren el Yoga porque ya no se sienten preparadas para afrontar las tareas diarias. "Cansados en cuerpo y alma", han perdido el camino hacia sus propias fuentes de energía. Ya no son capaces de desconectar, su mente rinde al máximo cuando en realidad quieren descansar, y de noche son incapaces de conciliar el sueño.

La inmovilidad de la postura de Savasana muestra claramente lo que nos mueve interiormente. Cuando se paraliza completemente la actividad, se perciben mejor y con mas nitidez y de forma consciente los pensamientos, los sentimientos, las imagenes interiores y las sensaciones.

Relajarse no significa que cuerpo y espíritu se desconecten totalmente, sino mas bien que disminuyen las tensiones innecesarias y perjudiciales, llegando a un estado de presencia atenta y serena.

EJERCICIO

El Yoga es una tradición milenaria que ha sobrevivido durante tanto tiempo porque ofrece un sistema de ejercicios cuyos efectos son apreciables desde el primer día de práctica.

El Yoga describe pasos concretos que pueden ser realizados por todos nosotros y que son útiles para mejorar cualquier situación en la que no nos encontremos bien.



Las posturas (asanas) que practicamos son deliberadamente sencillas. Esto es lo que les distingue de la mayoría de las complicadas posturas clásicas, que solo pueden ser dominadas tras muchos años de práctica. Sin embargo, detrás de las posturas y ejericios mas fáciles se esconden dimensiones más complejas.

En el yoga, la forma exterior es de menor importancia. Solo constituye el marco, porque las posturas no se practican por estética, ya que sólo son el medio que conducen a un fin concreto. Las Asanas clásicas fueron concebidas para ocuparse de aspectos concretos de nuestro cuerpo (como la digestión), y de nuestra alma (por ejemplo la interiorización) o de nuestro espíritu (agudeza).
Las asanas sirven para hacer posible estas experiencias interiores. Puesto que se trata de experiencias y sentimientos interiores, comenzaremos por lo más sencillo y practicaremos durante un tiempo hasta que hayamos integrado el principio.

Cuanto más sencilla sea la postura mejor nos podremos concentrar en nosotros mismos y mejor aprenderemos a reconocer como está estructurado nuestro cuerpo. Reconoceremos si nos va bien o si nos es perjudicial. Aquello que te resulte más fácil y sencillo, aquello que te divierta, será posiblemente lo mejor para ti.

RESPIRACION

La respiración refleja con gran exactitud nuestro estado corporal y mental, y se adapta contínuamente a él.

"Cuando fluye el aliento, también fluyen los pensamientos; cuando descansa el aliento, entonces también lo hacen ellos. Como el yogui lo que busca es el descanso, es el aliento el que ha de tranquilizarse primero" Hatha Yoga-Pradipika II,2.




















Con cada aliento no solo reponemos oxígeno, sino también energía vital (Prana). Cuando nos sobrecargamos o estresamos, el flujo de energía vital se bloquea. Los ejercicios respiratorios poseen la facultad de sanar muchas enfermedades ya que nos unen nuevamente con nuestra energía vital y contribuyen a tranquilizar la mente.

Con la meta de una respiración natural y relajada, comenzaremos primeramente a observar nuestra respiración. Suena fácil, pero en la práctica es muy difícil observar sin modificarla. Sin embargo el esfuerzo merece la pena, porque al mismo tiempo ejercitamos y aprendemos a desarrollar la capacidad de concentración para ser nuestro propio observador.

La observación de la respiración es el comienzo de la respiración consciente y del control de la mente.

MEDITACION


Una vez que hayamos movido nuestro cuerpo lo suficiente para que pueda renovar fuerzas y serenarse, es cuando puede comenzar el camino interior del Yoga. Nos muestra como relajarnos en un mundo de contínuas exigencias, como cargar nuestras baterias y encontrar nuestro descanso; nos muestra la experiencia de la respiración profunda y reparadora, la cual podemos graduar para animarnos o tranquilizarnos. Nos enseña a observar nuestro espíritu inquieto y centrarlo para reunir y encauzar nuestra fuerza interior.

El camino interior nos conduce a la meditación, la meta final del Yoga: nos encontramos completamente dentro de nosotros mismos, en el centro de nuestro ser. El camino interior es el camino hacia la fuente de nuestra energía vital, la cual se encuentra profundamente oculta en nuestro Yo.